Interrogatorio a Ammy sobre Yennely

hace 2 meses · Actualizado hace 2 meses

En el interrogatorio a Ammy Hiraldo por el asesinato de la joven Yennely Duarte Hilario, la policía le preguntó:

"¿Qué hiciste luego de matarla?"

La respuesta de Ammy Hilarldo Peña, la asesina confesa que le quitó la vida a Yennely, fue la siguiente, según los documentos de la investigación policial a los que Diario Libre ha tenido acceso: "Fui a la Clínica Jacobo alrededor de las ocho y algo, porque salí herida en el momento del hecho."

La familia de la joven asesinada exige justicia en un crimen que ha sumido a Cotuí en el luto.

El día del crimen transcurría normalmente en Cotuí. La ciudad estaba animada como siempre. La gente iba y venía en las calles. Yennely también llevaba a cabo sus actividades habituales. Ese día había ido a arreglarse las uñas, y sus vecinos y familiares la vieron sonreír, radiante de felicidad.

Alrededor de las 7:00 p.m., Ammy Hiraldo Peña salió de su casa en el KIA Sorento de su padre, un automóvil adquirido en 2021. Tenía planeado encontrarse con su amiga Yennely y la recogió en su domicilio.

Sin embargo, no llevaba consigo los objetos típicos que alguien suele llevar para encontrarse con una amiga, como un bolso, música o refrescos. En cambio, Ammy portaba amoníaco, un cuchillo y un envase con gasolina, elementos que denotaban sus siniestras intenciones. A pesar de vivir en otra zona de Cotuí, llegó en pocos minutos a la casa de Yennely.

Una vez que Yennely se unió a ella en el asiento del pasajero, el relato se sumerge en la oscuridad. Las cámaras de seguridad captaron el paso del automóvil por algunas calles, pero el destino final fue el callejón de Moncho en Cotuí, el escenario del horrendo crimen.

Allí, Ammy propinó alrededor de quince puñaladas a Yennely, quitándole la vida. Según la propia asesina, durante el interrogatorio, su acción se debió a que "le había dicho que no quería estar con ella y ella me insistía".

Tras acabar con la vida de su amiga, Ammy roció el cadáver de Yennely con gasolina, con la intención de prenderle fuego, aunque finalmente no lo hizo.

Después del crimen, hacia las ocho y algo, Ammy se dirigió al hospital para tratar sus propias heridas, que incluían una luxación en el hombro derecho y heridas en las manos y el codo izquierdo.

El cuerpo sin vida de Yennely fue encontrado a las 7:15 de la mañana siguiente en el callejón Moncho, donde Ammy lo había llevado con su vehículo y lo había atacado.

El médico legista, Dr. Luis Manuel Núñez, constató múltiples heridas de arma blanca en el cuerpo de Yennely, quien también estaba rociada con gasolina.

Junto al cuerpo, se encontraron unas sandalias, un envase de amoníaco y una toalla manchada de sangre.

La madre de Yennely se enteró de la tragedia al salir del trabajo y se dirigió al lugar para identificar el cadáver.

Fue esa misma noche cuando Ammy se entregó en el destacamento de las 30 Compañías de Cotuí y confesó el homicidio.

Durante el interrogatorio, se negó a responder preguntas sobre la gasolina y el amoníaco, quizás por temor a agravar su situación legal.

La evidencia apunta a un crimen premeditado y cruelmente ejecutado por parte de Ammy Hiraldo Peña. Aunque su defensa podría argumentar lo contrario, las pruebas disponibles sugieren lo contrario y es probable que Ammy enfrente graves consecuencias legales por sus acciones.

Subir

Utilizamos cookies con el fin de proporcionarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Consultar políticas de cookies