Rosalba Campusano Bautista

hace 6 meses · Actualizado hace 6 meses

Lamentablemente, en nuestro país, las carreteras siguen siendo escenario de tragedias, y recientemente, un choque en la carretera Sánchez de San Cristóbal sumió a la comunidad de Quita Sueño en dolor y consternación el pasado miércoles.

Hasta ahora, se reportan 10 personas fallecidas y varios heridos, generando una profunda tristeza entre amigos y familiares de las víctimas.

En medio de este panorama desolador, Cándida Batist, madre de una de las personas que perdió la vida, hizo un llamado a las autoridades para que intervengan de inmediato, expresando la voz de toda la comunidad afectada.

Instó a que se tomen las medidas necesarias para prevenir futuros incidentes y garantizar la seguridad de quienes transitan por esas carreteras.

"Esa siempre ha sido una bajada peligrosa, con un abismo donde cualquiera puede caer, pero las autoridades no han hecho nada. Se han perdido muchas vidas y ellos no pueden compensar esas pérdidas", señaló.

Más de diez personas están hospitalizadas, incluyendo a una niña de seis años trasladada desde el Hospital de Barsequillo.

Este evento ha dejado marcas imborrables en los corazones de quienes han perdido seres queridos, y aún hay cuerpos sin entregar, prolongando la angustia para las familias afectadas.

El accidente, que también involucra a un desabollador y pintor llamado Manuel Antonio Ramírez Santana, según el relato de su hermano, destaca una vez más la vulnerabilidad de la vida en las carreteras dominicanas.

La tragedia resalta la necesidad urgente de revisar y mejorar las condiciones de seguridad vial para evitar la repetición de situaciones como esta en el futuro.

Subir

Utilizamos cookies con el fin de proporcionarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Consultar políticas de cookies