El dolor inmenso de los padres en las casitas de San Luis

El dolor abruma a la madre, el padre y otros familiares de las niñas que perdieron la vida en las últimas horas, después de ser atropelladas por un vehículo que se estrelló en su vivienda en el sector Las Casitas de San Luis, Santo Domingo Este. Este trágico incidente tuvo lugar durante la noche del sábado.

En medio del llanto y la conmoción, la madre de las niñas fallecidas, Auyelis de 8 años de edad y Yenderly de 3 años, expresó: "¿Por qué no me llevó a mí?"

Leydy Ventura también relató que el vehículo que ingresó a su casa, donde perdieron la vida sus dos hijas y su tío, solía pasar frecuentemente por la zona a alta velocidad en diferentes vehículos.

Además, mencionó que el hombre que huyó tras el trágico accidente cruzó frente a su hogar en un automóvil Honda Civic, conduciendo de manera imprudente. Fue entonces cuando ella decidió llevar a sus hijas al interior de la casa.

"Cuando lo vi así, le dije a las niñas: 'Hijas, vamos a resguardarnos porque este tipo anda como un loco'", comentó. "Fui, les compré la cena, las senté en el porche y cerré la puerta", recordó entre lágrimas la mujer.

Según Ventura, el hombre responsable de la muerte de sus hijas y su tío es un "delincuente" que solía cambiar de vehículo con frecuencia, posiblemente debido a su actividad como hacker.

Se informa que el individuo responsable de este incidente habría escapado del lugar, aunque se presume que su padre lo habría entregado a las autoridades. Estamos a la espera de la confirmación de esta información.

"Era un criminal que vivía estafando a quien pudiera, siempre cambiaba de vehículos los fines de semana, y cuando pasaba por esta calle, entre las 3:00, 4:00 y 5:00 de la tarde, uno sentía el estruendo en los oídos", lamentó Leydy Ventura mientras su corazón se rompía de tristeza.

La señora describe a sus hijas fallecidas como niñas ejemplares que se destacaban en sus estudios y participaban activamente en la iglesia, donde participaban en diversas actividades. Según cuenta, la pequeña Anyelis sorprendía a los vecinos con su madurez a pesar de su corta edad.

Por su parte, el padre de las pequeñas, en medio de su dolor, envía un mensaje a la juventud y a los padres, haciendo un llamado a la conciencia para que no permitan que sus hijos conduzcan vehículos, ya que la conducción no es un juego y puede tener consecuencias graves, como en este trágico caso que se cobró la vida de tres personas.

 

Subir

Utilizamos cookies con el fin de proporcionarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Consultar políticas de cookies